Emilio Lledó, Medalla de Oro .


Emilio Lledó, Medalla de Oro de la Universidad de Barcelona

emilio_lledo_123

Foto: Universidad Barcelona

El filósofo y académico ha hecho una defensa de la Filosofía

El filósofo y académico Emilio Lledó ha recibido hoy la Medalla de Oro de la Universidad de Barcelona (UB), institución en la que impartió docencia durante más de diez años y a la que se ha referido como «mi memoria». En la ceremonia de esta mañana, presidida por su rector, Dídac Ramírez, han participado la secretaria general, Isabel Miralles; el decano de la Facultad de Filosofía, Josep Montserrat, y el catedrático emérito de Filosofía de la UB José Manuel Bermudo, encargado de hacer la glosa del homenajeado.

Esta medalla «distingue a personas naturales o jurídicas que de alguna forma hayan destacado por sus servicios prestados a la Universidad de Barcelona o que hayan prestado servicios eminentes y extraordinarios a la sociedad en los ámbitos político, social, económico, cultural o científico».

En este caso concreto, como ha señalado el rector Dídac Ramírez, la medalla es el distintivo más alto que la UB puede entregar a Lledó porque, como catedrático de la misma, no puede ser nombrado doctor honoris causa. Dídac, que fue alumno del filósofo y académico sevillano, ha recordado sus clases y algunas frases de la amplia obra de su profesor, que, al leerlas de joven, subrayó: «Aquello que subrayas —ha dicho— te permite saber lo que realmente te ha influido».

emilio_lledo_42

Foto: Universidad Barcelona

DEFENSA DE LA FILOSOFÍA

Emilio Lledó (Sevilla, 1927), en su intervención, ha hecho una defensa de la enseñanza de la filosofía, a la vez que ha manifestado su preocupación porque «de manera insensata y grotesca se esté intentando eliminarla de los planes de estudio». La filosofía, ha afirmado Lledó, «ha sido siempre un saber práctico». El académico ha resaltado, a continuación, la importancia del lenguaje, ya que «somos seres que hablamos, una comunidad que necesita la comunicación». Por ello, «la revisión de los conceptos es hoy, en la sociedad de la inmediatez, más necesaria que nunca».

José Manuel Bermudo, encargado de hacer la glosa del homenajeado, ha calificado su labor como «exquisitamente revolucionaria y transformadora. Emilio Lledó fue uno de los que asumió [a su llegada a la UB] el reto de rescatar la filosofía y su enseñanza; en once años consiguió dar consistencia y futuro a los estudios» de la materia. Bermudo, quien ha indicado que esta era su última intervención pública como profesor de la UB, ha afirmado que «nada me complace más que sea en un acto para homenajear a quien hace medio siglo me abrió la puerta de la universidad y de la filosofía».

Emilio Lledó, catedrático de Historia de la Filosofía, es doctor honoris causa por las universidades de La Laguna, de las Islas Baleares y de Lleida, y miembro vitalicio del Instituto para Estudios Avanzados de Berlín. Gran parte de su actividad docente se desarrolló en la universidad alemana de Heidelberg. En 1967 obtuvo la cátedra de Historia de la Filosofía de la UB, en la que fundó los cursos de Filosofía del Lenguaje y dirigió el Departamento de Filosofía. En 1978 se trasladó a la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), de la que fue vicerrector.

Ha publicado, entre otras obras, Filosofía y lenguaje (1971) y Lenguaje e historia (1978) que definen su modo de abordar la filosofía a través de la lengua y la historia; El epicureísmo (1984); El surco del tiempo (1992); Elogio de la infelicidad (2005); La filosofía, hoy. Filosofía, lenguaje e historia (2012), y Los libros y la libertad (2013). También ha escrito numerosos artículos periodísticos. En 2015 aparecieron Palabra y humanidad, antología que recoge varios de sus ensayos, y Fidelidad a Grecia, que reúne textos inéditos.

RECONOCIMIENTOS

Emilio Lledó ha recibido, entre otras distinciones, el Premio Alexander Von Humboldt (1990); el Premio Nacional de Ensayo (1992) por su obra El silencio de la escritura; el Premio Internacional Menéndez Pelayo (2004) en reconocimiento a su trayectoria como investigador y docente en Humanidades; el Premio Fernando Lázaro Carreter (2007), de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez, y el Premio María Zambrano (2008). En 2014, fue distinguido con el Premio José Luis Sampedro; el XVIII Premio Antonio de Sancha, concedido por la Asociación de Editores de Madrid; el Premio Internacional de Ensayo Pedro Henríquez Ureña, de la Academia Mexicana de la Lengua, y el Premio Nacional de las Letras, concedido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes del Gobierno de España. En 2015, la Sociedad Española de Estudios Clásicos le distinguió con el Premio a la promoción y difusión de los estudios clásicos. En mayo de 2015 fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias de Comunicación y Humanidades, que recibió el 23 de octubre de 2015.

Calidad Total,
20140202-123930.jpg
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s