El dinero


     Dios también confía recursos a los hombres. El les da el poder

de obtener riquezas. El riega la tierra con el rocío del cielo y con

aguaceros de refrescante lluvia. El da el sol que calienta la tierra,

despertando a la vida las cosas de la naturaleza y haciéndolas florecer

y producir fruto. Y él pide una retribución de lo que es suyo.

No nos ha sido dado nuestro dinero para que pudiéramos honrarnos

y glorificarnos a nosotros mismos. Como fieles mayordomos,

hemos de usarlo para honra y gloria de Dios. Algunos piensan que

sólo pertenece al Señor una porción de sus medios. Cuando han

puesto aparte una porción con fines religiosos y caritativos, consideran

que el resto les pertenece para usarlo como crean conveniente.

Pero en esto se equivocan.

IMG_2341

     Todo lo que poseemos es del Señor y

somos responsables ante él del uso que le demos. En el empleo de

cada centavo se verá si amamos a Dios por encima de todas las cosas

y a nuestro prójimo como a nosotros mismos.

El dinero tiene gran valor porque puede hacer mucho bien. En

manos de los hijos de Dios es alimento para el hambriento, bebida

para el sediento, y vestido para el desnudo. Es una defensa para el

oprimido y un medio de ayudar al enfermo. Pero el dinero no es de

más valor que la arena, a menos que sea usado para satisfacer las

necesidades de la vida, beneficiar a otros, y hacer progresar la causa

de Cristo.

 

20140517-230930-83370640.jpg

 

 

Cordialmente,

 

Leonardo Rodríguez ( @leoarod en Twitter )

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s