Los hábitos erróneos deben ser vencidos. Deben formarse hábitos correctos. Bajo la disciplina del más grande Maestro que el mundo ha conocido, los cristianos deben avanzar y ascender hacia la perfección. Este es el mandato de Dios, y nadie debería decir: No puedo hacerlo. Debería decir, en cambio: Dios requiere de mí que sea perfecto, y El me dará la fortaleza para superar todo lo que se interpone en el camino de la perfección. El es la fuente de toda sabiduría, de todo poder. . .

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s